Esfuerzos de inclusión

De acuerdo con preceptos y recomendaciones por parte de la ONU, CIDH, entre otros organismos reguladores internacionales, múltiples empresas han realizado grandes esfuerzos para poder generar estrategias inclusivas entre sus colaboradores.

La creación de roles específicos, una descripción de puesto diferente o alguna actividad similar, una posición que sea ocupada por alguna población determinada (hombres, mujeres, personas con alguna discapacidad, alguna raza o etnia), es un tipo de discriminación laboral.

Lo ideal es que cualquiera pudiera trabajar en cualquier puesto y que el único criterio de selección para ingresar a esas actividades estuviera relacionado con sus competencias laborales, su experiencia o especialización.

Realizando esto, se podrá eliminar la discriminación desde una índole corporativa pero falta observar la que se origina dentro de la dinámica laboral, la que surge por la rutina de trabajo, el día a día y la interacción humana, la cual difícilmente puede ser controlada o prevenida por el establecimiento de políticas y reglamentos, sólo cuando implican sanciones administrativas.

Para esto, es imprescindible realizar evaluaciones de clima organizacional periódicas, el cumplimiento de la NOM-035-STPS y establecer mecanismos de vigilancia para que no se corra el riesgo de caer en este tipo de prácticas -de nuevo, susceptibles más a la convivencia que a otro asunto- que terminan afectando de forma significativa el entorno laboral.